mala praxis médica

Una mujer ha tenido que pasar un calvario de ocho años en los tribunales, que al final le han dado la razón. El comadrón que le asistió el 20 de septiembre de 2009, cuando estaba embrazada de 41 semanas, será inhabilitado tres meses y tendrá que pagar una multa, después de que tuviera un aborto. La justicia considera que hubo una mala praxis médica.

La mujer ingresó ese día con claros indicios de parto en el Hospital Joan XXIII de Tarragona. No obstante, el comadrón le realizó una exploración y le dio el alta ginecológica. El juez cree que no se le perpetró un control adecuado y, por tanto, el alta no fue procedente, ya que la mujer se encontraba en un estado riesgo de gestación.

Horas después, por eso, la embrazada volvió otra vez al centro hospitalario. Entonces se le practicó una cesárea urgente porque no se detectaban latidos cardíacos y, por, ende, se sospechaba que había un sufrimiento fetal agudo. Finalmente, se le extrajo el feto con una parada cardiorrespiratoria.

Por estos hechos, el Juzgado Penal de número 1 de Tarragona condenó al comadrón por un delito de aborto por imprudencia grave profesional, que ha sido condenado a tres meses de inhabilitación especial y a una multa. Además, también se indemnizará a la víctima, según hizo saber la asociación Defensor del Paciente, quien ha llevado el caso. Esta organización no ha querido desvelar ni el importe de la denuncia ni de la indemnización, de la cual es responsable civil directo la aseguradora y responsable civil subsidiario el Institut Català de la Salut (ICS) y su aseguradora.

Esta resolución ha conllevado una larga tramitación judicial que, finalmente, se puso punto final después que uno de los acusados reconoció los hechos en el inicio del juicio oral. Ahora bien, recorrió la parte de la sentencia de la indemnización por un prolongado indebidamente el sufrimiento durante casi ocho años. Sin embargo, después, retiró el recurso y, por tanto, la sentencia es firme. En la mayoría de éstos casos son necesarios peritos médicos que puedan investigar y contrastar los informes de la clínica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *