skip to Main Content
Teléfono de atención al cliente (+34) 902 00 96 10
1 Estrellas2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Es posible que seas un cibercriminal y no lo sepas. Actividades tan comunes de la vida cotidiana como descargarnos música o películas, así como compartirla constituyen un delito criminal, pues estamos compartiendo y distribuyendo material protegido.

¿Pero a que otros crímenes informáticos podemos incurrir en nuestra vida diaria? Pues una cosa tan común como hacerse pasar por otro en una red social o chats para gastar una broma a alguien o suplantar la identidad de otro supone un delito.

Tampoco es legal espiar el móvil o entrar en las redes sociales de nuestra pareja u otra persona sin su consentimiento. Esto puede conllevar hasta un año de prisión. Así pues, mirar el WhatsApp, el mail o el correo de Facebook para intentar descubrir una supuesta infidelidad o mentira es ilegal. Otro delito relacionado con tu pareja que puede suponer multas o penas de cárcel es el de grabarla siéndote infiel o guardar imágenes íntimas suyas o sexuales sin su consentimiento.

Las personas también deben de guardar bien los secretos de sus amigos, pues desvelarlos en una red social o por mensaje así como algún hecho íntimo sin su consentimiento supone un delito. Por tanto, no tan solo se considera un hecho delictivo desvelar un secreto de empresa o político, sino también el personal. En lo referente a las relaciones personales, también es delito amenazar o insultar a una persona en una red social sea tanto un amigo o persona conocida como un político, artista o personaje público.

Una de las batallas más subjetivas es respecto a los delitos de acoso sexual. Las personas deben de ir con mucho cuidado que mensajes escriben, porque lo que para unos puede ser un arrebato de amor o intentar conquistar a alguien, para el otro es un delito de acoso sexual.

Pero más allá de estos crímenes que podemos incurrir por desconocimiento, hay otros que podemos hacerlos sin darnos cuenta y que son realmente graves. Esto puede ser descargar material en Internet y que, sin saberlo, dentro haya un contenido pedófilo o ilegal y, encima, lo distribuyamos. En estos casos, es importante la labor de un perito informático que demuestre que nosotros no hemos mirado esas imágenes o que las hemos descargado sin darnos cuenta.

En cualquier caso, Internet es un mundo amplio y extenso, en el que tenemos que ser precavidos y andarnos con ojo ante cualquier situación para evitar ponernos en problemas.

cibercriminal

Este post tiene un comentario
  1. Muy interesante pero lamentablemente existen tantos vacíos legales que llegan a abarcar todas estás las acciones realizadas por las gente que usa el internet y si a esto le sumamos la desinformación, difícilmente se podrá evitar que se cometan estos tipos penales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  He leído y acepto la Política de privacidad y protección de datos

Back To Top