skip to Main Content
Teléfono de atención al cliente (+34) 902 00 96 10
1 Estrellas2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, media: 4,00 sobre 5)
Cargando…

El juzgado de Instrucción número 21 de Valencia ha decidido archivar el caso del accidente del Metro a raíz de los informes periciales. El trágico accidente, en el que murieron 43 personas y otras 47 resultaron heridas, tuvo lugar el 3 de julio del 2006 cuando un tren descarriló en la curva anterior a la estación de Jesús. En concreto, el metro circulaba a 80 kilómetros por hora, pese que la velocidad limitada era de 40. Ahora el TSJ descarta que el accidente se haya producido por un fallo en el vagón o la vía.

La investigación se inició en 2006, pero la misma Fiscalía resolvió que se archivara en diciembre del 2007, una decisión que también corroboró la Sección Primera de la Audiencia Provincial en mayo del 2008. No obstante, la Sección Segunda ordenó en enero del 2014 la reapertura a petición de la Fiscalía.

Ahora, por eso, se vuelve a archivar la causa y, para ello, se ha tenido en cuenta los informes periciales y las declaraciones de los testigos. En este sentido, la magistrada concluye que, según los expertos en seguridad ferroviaria, no existen responsables penales, ya que tanto las instalaciones, las fijaciones, el carril o las traviesas estaban en buen estado para mantener las condiciones de seguridad a una velocidad de 40 kilómetros por hora.

Esta decisión, llega tres días después que la Audiencia Provincial de Valencia rechazara la petición de la Fiscalía de ampliar las pruebas. De hecho, pedía que los peritos de la Inspección de Trabajo y del Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (Invassat) elaboraran una ampliación de los estudios.

informes periciales metro

Las víctimas rechazan los informes

Sin embargo, la Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio (AVM3J) rechaza las conclusiones de los peritos, que se han utilizado para archivar la causa y que concluyen que no hubo fallos en los frenos, los vagones y las vías.

El primer argumento que utilizan es que los informes periciales son de noviembre del 2006, cuatro meses después que tuviera lugar el accidente. Además, dos días después, el 5 de julio, se recuperó la circulación en este tramo, por lo que es normal que estuviera reparada y funcionara correctamente en noviembre, según defiende la asociación. Asimismo, arremeten que la vía fue arreglada la misma noche del accidente sin ningún tipo de presencia judicial.

Tampoco están de acuerdo con la explicación sobre el estado de los frenos. AVM3J resalta que el vagón, que estuvo sin custodia judicial, estaba totalmente destrozado, tal y como reconoce el mismo perito, por lo que no entiende por qué concluyó que no había indicios de hubieran fallado los frenos.

Finalmente, otro informe de la Inspección del Trabajo reconoce que no existe un Plan de Prevención de Riesgos Laborales, pero, a pesar de ello, estimó que no se vulnera la normativa, ya que esto es solo un compromiso del empresario.

Todo ello demuestra la importancia de realizar unos informes periciales a tiempo, para que estén lo más acorde a la realidad posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top