skip to Main Content
Teléfono de atención al cliente (+34) 902 00 96 10
1 Estrellas2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Cuando surge un conflicto entre dos o más partes si no es posible encontrar una solución no queda más remedio que acudir a la vía judicial.  Pero los juzgados y tribunales españoles están demasiado saturados y por eso en los últimos años se han buscado nuevas medidas para reducir su carga de trabajo. Dándose mayor importancia a figuras como la mediación y arbitraje.

Ambos términos se suelen llegar a confundir y aunque es cierto que arbitraje y mediación son métodos extrajudiciales de resolución de controversias, en realidad no son lo mismo.

mediación y arbitraje

Conciliación mediación y arbitraje

La conciliación también es otra forma de resolver conflictos, de ahí que se confunda con mediación y arbitraje. La diferencia entre conciliación y mediación es que en la conciliación interviene un tercero imparcial que se encarga de resolver el conflicto si hay un compromiso previo de las partes de cumplir lo acordado. También es importante conocer la diferencia entre función y procedimiento. 

La definición de mediación implica que interviene un tercero imparcial que se encarga de mediar entre las partes y guiar el debate, pero en ningún caso propone una solución al conflicto.

La diferencia entre mediación y arbitraje es que en el caso del arbitraje el tercero imparcial resuelve la cuestión a través de un laudo arbitral que es de obligatorio cumplimiento para las partes, estén o no conformes con la solución dada por el experto. En caso de no haber cumplimiento voluntario por alguna de las partes se puede pedir la ejecución en vía judicial.

El arbitraje

Para entender mejor que es arbitraje y que es un laudo arbitral hay que profundizar algo más en esta materia.

El arbitraje en derecho es un método heterocompositivo de resolución de controversias, lo que implica que la solución al conflicto viene impuesta desde fuera por un tercero imparcial que es libremente designado por las partes. Su decisión queda reflejada en un laudo que es inapelable.

Inapelable significado hace referencia a que si alguna de las partes no está conforme con la solución propuesta por el árbitro no podrá recurrir. La ley de mediación y arbitraje establece que  este tipo de resoluciones no se pueden impugnar. Pero se puede acudir a la vía judicial para pedir su ejecución.

Respecto al árbitro hay que tener en cuenta que debe ser un especialista en resolución de conflictos, puede ser incluso un juez, hablamos entonces de arbitraje judicial.

Para que se dicte el laude arbitral el proceso debe pasar por varia fases, por eso se habla del procedimiento de arbitraje. Primero hay que presentar una solicitud de arbitraje ante el instituto de mediación, arbitraje y conciliación del municipio o la Comunidad Autónoma.

Si el organismo público acepta el arbitraje procede a designar un órgano arbitral y fija una fecha para la audiencia de las partes. Se sigue un esquema juicio rápido para resolver la controversia lo antes posible. De ahí que el día de la audiencia las partes puedan hacer todas las alegaciones que estimen convenientes e incluso presentar pruebas. Toda la información es analizada por el colegio arbitral, que resuelve a través de un laudo.

Laudo arbitral definición se refiere a una resolución que tiene los mismos efectos que una sentencia judicial firme. No se puede recurrir (salvo en aquellos casos en los que cabe recurso de revisión de sentencias firmes ante el Tribunal Supremo), pero se puede pedir su ejecución. Con el laudo acaba el procedimiento arbitral.

¿Qué es mediación?

Para ver mejor la diferencia entre arbitraje y mediación es necesario repasar la definición mediación.

El concepto de mediación hace referencia a un sistema auto compositivo de resolución de conflictos en el que interviene un tercero imparcial que puede guiar el debate pero en ningún caso propone soluciones, son las partes las que deciden si llegan o no a un acuerdo para poner fin al problema.

La propia definición de mediación implica que el papel del tercero se limita a ser un mero facilitador de la comunicación. Su objetivo es que las partes dialoguen y encuentren sus propias soluciones. Aquí podemos ver la principal diferencia entre mediación y conciliación, puesto que en la segunda el tercero imparcial si aporta propuestas de solución.

Se entiende mejor qué es la mediación si se comprende el proceso. En la fecha prevista para el diálogo las partes deben concretar los temas sobre los que quieren tratar. Cada una tendrá su turno de palabra para exponer sus argumentos. Aquí cobra fuerza el significado de mediador, puesto que tendrá que garantizar que el diálogo discurre con normalidad, intentando rebajar en todo momento la tensión y generando confianza.

Una vez que cada una de las partes ha expuesto sus argumentos es momento de comenzar a trabajar en la búsqueda de soluciones. El mediador no propondrá soluciones, pero intentará que las partes puedan alcanzar un acuerdo sobre lo que tienen que hacer para evitar más problemas entre ellas.

Una diferencia entre mediación y arbitraje que es también muy importante es que aquí el mediador recoge el acuerdo al que han llegado las partes por escrito, pero dicho acuerdo no es ejecutivo. Se confía en la buena fe de los implicados y en su voluntad de poner fin al conflicto, en principio ese acuerdo alcanzad no puede hacerse efectivo en vía ejecutiva. Sin embargo, la Directiva 2008/52/CE prevé que las partes puedan solicitar que se le dé un carácter ejecutivo al acuerdo a fin de garantizar su cumplimiento.

Tres métodos extrajudiciales de resolución de conflictos

Ya  hemos visto las diferencias entre mediación y arbitraje y también las que existen con la conciliación. Lo que nos permite ver que, aunque todas buscan el objetivo común de poner fin a un conflicto si necesidad de tener que llegar al a vía judicial, lo que cambia es el papel del tercero imparcial que interviene y la fuerza del acuerdo de solución, ya sea adoptado por las partes o impuesto directamente por ese tercero imparcial que ha estado presente a lo largo del proceso.

Se busca, en definitiva, dar vías alternativas de solución de conflictos que sean más rápidas y económicas que acudir a los tribunales.

Resumen: La principal diferencia entre mediación y arbitraje radica en la forma de proponerse la solución al conflicto y la fuerza que tiene el acuerdo alcanzado o la propuesta de solución impuesta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top