skip to Main Content
Teléfono de atención al cliente (+34) 902 00 96 10
1 Estrellas2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

La unidad de cuidados intensivos, también llamada unidad de vigilancia intensiva, unidad de medicina intensiva o incluso unidad de cuidados críticos, es un área especializada dentro del hospital que se encarga de aplicar medicina intensiva. En ella se trata a pacientes con una patología especialmente grave que pone en riesgo su vida, por lo que requiere de una monitorización constante de sus signos vitales.

Sociedad española de cuidados intensivos pediátricos

En muchos hospitales ya es posible encontrar unidades de cuidados intensivos especializadas en áreas como el trasplante de órganos, en cuidados cardiológicos, de cuidados posoperatorios, etc. lo que no puede faltar nunca es un área de cuidados intensivos pediátricos.

La sociedad española de pediatría tiene claro que es totalmente necesario que en los hospitales existan áreas especializadas en medicina intensiva para niños. Estos, por sus especiales características, requieren de unos cuidados diferentes a los de los adultos, así como de maquinaria especializada y adaptada a su menor tamaño y peso.

La importancia de esta rama de la medicina es tal que existe la Sociedad y Fundación Española de Cuidados Intensivos Pediátricos, más conocida como SECIP. Existen además otros órganos a nivel nacional e internacional que son vitales a la hora de determinar protocolos de actuación, es el caso de la sociedad española de cuidados intensivos y la sociedad europea de cuidados intensivos.

La SECIP desarrolla una labor transversal destinada a mejorar la medicina intensiva dentro de la pediatría España. Establece protocolos, organiza congresos y también organiza cursos como el máster cuidados intensivos o el máster cuidados críticos, todos ellos orientados a la medicina pediátrica.

SECIP protocolos

Los protocolos de la sociedad española de cuidados intensivos pediátricos se aplican en todos los centros hospitalarios, por entender que se trata de un conjunto de “mejores prácticas” que contribuyen a una mejor calidad de asistencia al paciente y una mayor probabilidad de que salga adelante.

La medicina es una ciencia cambiante a la que no dejan de llegar innovaciones, por eso estos protocolos están siempre sujetos a revisión y cambio. No es raro que en un congreso pediatría se presenten nuevas técnicas de actuación por parte de la asociación pediatra española, la asociación española de neonatología o la sociedad española de cuidados intensivos y se decida hacer algún cambio para mejorar la atención.

De hecho, es muy común que la SECIP colabore con otras entidades como la sociedad española de pediatría o la asociación madrileña de cuidados paliativos.

Hay que tener en cuenta que no existen unos protocolos únicos, sino que varían en función de la patología a tratar. Esto implica que podemos encontrar protocolos de actuación en caso de insuficiencia hepática, en caso de pacientes quemados, para arritmias, etc.

Las enfermedades en los niños no cursan igual que en los adultos, por tanto, el tratamiento debe ser diferente. De ahí la importancia de contar con protocolos específicos para atender a los pacientes más jóvenes.

La importancia de los profesionales

Entidades como la asociación española pediatría destacan que a la hora de aplicar cuidados intensivos pediátricos es esencial que los profesionales que trabajan en este campo cuenten con una buena formación, tanto los médicos como el personal de enfermería.

Ya hemos señalado antes que los protocolos van variando y avanzando con el paso del tiempo. De ahí la necesidad de que los profesionales del ámbito sanitario estén en constante reciclaje profesional. Para ello entidades como la sociedad española medicina intensiva o la sociedad europea de medicina intensiva organizan todo tipo de cursos, conferencias y ponencias que permiten a los profesionales sanitarios estar al día de los cambios que se están produciendo en su área de trabajo.

El modelo de atención integral

Cada vez son más los centros hospitalarios que están apostando por una atención integral cuando se trata de cuidados intensivos pediátricos, algo que se avala desde importantes entidades como la sociedad española de pediatría.

Este modelo implica que la unidad de cuidados intensivos está abierta para los padres las 24 horas del día, esto facilita que los niños puedan estar en contacto con sus padres el mayor tiempo posible, algo que se ha demostrado que contribuye a su recuperación. Haciendo también más fácil a las familias con un niño ingresado el poder organizarse.

El apoyo emocional a los familiares en situaciones de gravedad es indispensable. Muchas de estas unidades ya cuentan con profesionales de la psiquiatría y la psicología que pueden manejar las situaciones complejas que se pueden llegar a dar en el área de cuidados intensivos de pediatría.

Atención adaptada a diferentes situaciones

Más allá de los profesionales, entidades como la asociación pediátrica española o la asociación española de enfermería pediátrica recuerdan que es imprescindible que las áreas de cuidados intensivos pediátricos cuenten con el equipamiento necesario. Esto incluye desde transporte medicalizado que permita un transporte seguro de los niños de un centro a otro a soportes de ventilación mecánica no invasivos, sistemas de monitorización compleja para poder controlar al niño las 24 horas del día y detectar precozmente cualquier alteración y un laboratorio de lo más avanzado para poder detectar lo más rápido posibles complicaciones que puedan hacer necesario un cambio de tratamiento.

La combinación de profesionales bien formados, un equipamiento de última generación y un servicio de atención integral permite que el mal trago de tener que pasar por el área de cuidados intensivos pediátricos sea mucho más llevadero tanto para los propios pacientes como para sus familiares.

El avance de los protocolos y del equipamiento ha permitido que hoy en día el tiempo que se pasa en esta área del hospital sea cada vez menor, pudiendo pasar el paciente a planta e incluso recibir el alta mucho antes de lo que ocurría hace una década.

El objetivo es que el niño o niña se estabilice lo antes posible para que pueda continuar con el tratamiento para su enfermedad de forma menos invasiva y rodeado de sus seres queridos, lo que ayuda en gran medida a conseguir una total recuperación en el tiempo más breve posible.

Peritajes pediátricos

Si requiere de expertos judiciales con experiencia en el ámbito de cuidados intensivos pediátricos, Gp Grup ofrece los servicios de peritos pediátricos profesionales, idóneos para tratar la delicadeza y complexidad que estas situaciones precisan.

Le recomendamos que rellene el formulario de contacto, un Consultor Pericial le llamará personalmente para facilitarle la información que precise y resolver sus dudas sin ningún tipo de compromiso:

Form Peritos
Enviando
Cuidados intensivos pediatricos

Otros tipos de Peritajes Pediatras relacionados

Back To Top