skip to Main Content
Teléfono de atención al cliente (+34) 902 00 96 10
1 Estrellas2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

En el caso concreto que nos ocupa la paciente, buscaba una mejora de una mala cirugía anterior y/o resultado no satisfactorio, y en ningún documento consta esta advertencia. El cirujano en base al caso concreto y las circunstancias particulares de la paciente debió advertir de que “podría quedar peor” para dar oportunidad a la paciente a no correr ese riesgo concreto, que le podría derivar en otra serie de patologías físicas, psicológicas, etc.

Si se cumple con la lex artis en la realización de la intervención, pero no se ha prestado información, a la hora de determinar la responsabilidad será preciso que exista una relación de causalidad entre ese hecho (la falta de información o la insuficiencia de ésta) y el resultado dañoso.

Tal y como podemos ver en la documentación gráfica aportada, se ha producido un resultado dañoso, ya que el resultado estético, no es que no haya sido óptimo, sino que ha sido peor que el obtenido en la primera intervención que le practicaron a la paciente.

Al no resultar este tipo de tratamiento o cirugía satisfactiva esencial para la vida del paciente, la información sobre todos los riesgos que conllevan dichas intervenciones resulta imprescindible.

El deber de información acerca de los riesgos se hace más relevante en estas intervenciones quirúrgicas voluntarias, “en los que la libertad de opción por parte del cliente es evidentemente superior a la que tienen los pacientes sometidos a la medicina necesaria o curativa”.

Razón por la que no sólo existe la obligación de utilizar los medios adecuados a la ciencia médica, sino de proporcionar una mayor información (de forma exhaustiva) al paciente sobre los riesgos de la intervención. De manera que esta obligación se intensifica, ya que nos encontramos ante un tipo de intervención o tratamiento que no resulta «necesario» para la salud del paciente. De hecho, el contenido concreto de la información transmitida al paciente para obtener su consentimiento puede condicionar la elección o el rechazo de una determinada terapia por razón de sus riesgos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top