skip to Main Content
Teléfono de atención al cliente (+34) 902 00 96 10
1 Estrellas2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

A raíz de haber sufrido un accidente, enfermedad, traumatismo o violencia de forma accidental o causal, el usuario damnificado puede sufrir algunas alternaciones anatómicas y restricciones de carácter funcional o estético que dificulten desde ese momento su vida diaria, tanto a nivel profesional, como personal y emocional. Se trata del daño corporal.

La evaluación de las secuelas y las posibles limitaciones consecuentes se deben realizar de un modo específico y avalado por profesionales especializados, en la mayoría de los casos, por un tribunal de peritos médicos de diferentes especialidades.

Daño corporal: concepto

 El daño corporal es cualquier alteración somática o psíquica que perturbe o amenace la salud de la persona que lo sufre o menoscabe su integridad personal, ya se a nivel orgánico o funcional. Puede ser de muy diversos tipos, por ejemplo, una cojera que queda a raíz de un accidente de tráfico o la cicatriz provocada por un accidente laboral.

 La valoración del daño corporal ha ido cobrando cada vez más importancia en diferentes órdenes jurisdiccionales para conseguir una adecuada indemnización. En España el baremo más utilizado para la valoración del daño corporal es el empleado para valorar los daños causados por los accidentes derivados del uso de vehículos a motor.

Clases de daño corporal

Los tipos de daños corporales pueden clasificarse en accidental o causal, donde el usuario sufra un accidente de tráfico, un accidente dentro o fuera del trabajo o un accidente laboral a consecuencia de su actividad laboral, o una enfermedad y la sucesión de unas secuelas.

En resumen, ciertas situaciones, accidentes, enfermedades e incluso intervenciones quirúrgicas pueden llegar a provocar daños corporales que se pueden llegar a curar totalmente con el paso del tiempo o bien dejar alguna secuela. En cualquier caso, la persona que sufre esos daños tiene derecho a ser indemnizada.

¿Qué es una valoración del daño corporal?

La valoración del daño corporal tiene como objetivo aportar las pruebas necesarias en procesos judiciales de diversos tipos para fijar los diferentes tipos de compensaciones o indemnizaciones y la solicitud de grados de incapacidad y minusvalías.

Para conseguirlo, se debe realizar una valoración del daño y las lesiones, en base a unos determinados parámetros dentro del marco médico-legal y realizado por médicos especialistas en la valoración del daño corporal. A través de este informe se evalúa las pérdidas en la capacidad psíquica, física y sensorial de un individuo.

El medico valorador del daño corporal hace un examen detallado del paciente para llegar a la valoración de daños corporales más adecuada.

Para calcular la indemnización se tienen en cuenta tres factores diferenciados:

En primer lugar, se atiende a los perjuicios personales básicos. Que son los daños que padece cualquier persona que sufra un tipo concreto de lesión. Por ejemplo, ante una rotura de pierna por cualquier causa uno de los perjuicios personales básicos que se sufre es tener que pasar un tiempo de baja y acudir después a rehabilitación, lo que implica perder tiempo de trabajo.

El segundo factor que valorar son los perjuicios personales particulares. Los que sufre una persona concreta a raíz de una lesión y que no se dan siempre que hay ese tipo de lesión. Siguiendo con el caso de la pierna rota, un perjuicio personal particular sería que la escayola generase una reacción alérgica en la pierna.

El último factor son los perjuicios patrimoniales causados por la lesión, que se dividen a su vez en dos, el daño emergente y el lucro cesante.

El daño emergente son los gastos que sufre el paciente a raíz de la lesión y que por tanto se deben tener en cuenta en la valoración daño corporal. Por ejemplo, los antiinflamatorios y analgésicos que se deben tomar durante el proceso de curación de la pierna rota o las sesiones con el fisioterapeuta para conseguir una total rehabilitación.

El lucro cesante es el dinero que ha dejado de ganar el paciente a consecuencia de la lesión. Por ejemplo, si la persona que tiene la pierna rota es un cantante, el lucro cesante será la cantidad que ha dejado de ganar por los conciertos que haya tenido que suspender.

Al margen de lo anterior también se tienen en cuenta otros factores como la gravedad de la lesión sufrida, sus secuelas, el daño moral y la edad de la persona afectada.

Perito médico especialista en valoración de daños corporales

Para llevar a cabo una correcta valoración daño corporal lo primero que hace falta es contar con un médico especializado en la rama con la que esté relacionado el daño. Puede ser un cirujano plástico, un especialista en lesiones deportivas, un neurólogo, un cirujano ortopédico, etc.

El perito médico especialista en valoración de daños corporales examinará la documentación presentada por el paciente (si la hubiere) en relación con la causa del accidente y también hará un examen físico del propio afectado. Todo ello con el objetivo de poder determinar si existe una relación de causa y efecto entre la lesión o daño corporal y el hecho del que se afirma que se derivan esos daños.

A continuación, se definen las lesiones sufridas, tanto las permanentes como las temporales, y las incapacidades físicas o psíquicas. En base a todo ello se dará una estimación de días de baja que luego podrá ampliarse o reducirse en función de la evolución de la lesión.

Si los daños ya estuvieran curados lo que se hace es una valoración secuelas. Esto último es importante si de desea pedir indemnización por agresión física o indemnización por cicatrices accidente laboral.

Valoración de daños corporales en diferentes ámbitos legales

La valoración del daño corporal es muy similar en los diferentes ámbitos jurisdiccionales, pero existen algunas diferencias.

En el caso del Derecho Penal se puede pedir la indemnización por agresión física, pero además de esa responsabilidad civil en la misma querella se puede pedir la condena del presunto responsable a una pena privativa de libertad o de otra naturaleza.

En el ámbito del Derecho Civil no se busca la sanción del responsable de la lesión, sino una compensación económica al perjudicado.  Por eso para que haya responsabilidad civil es necesario que exista un daño o perjuicio, un comportamiento activo u omisivo negligente y un nexo causal entre ambos.

En el Derecho Laboral el medico valorador del daño corporal suele intervenir sobre todo cuando se trata de valorar las lesiones y secuelas sufridas a raíz de un accidente laboral o una enfermedad profesional.

Daños y compañías de seguros

Hoy en día se puede asegurar prácticamente todo, por eso cuando surge un daño corporal es frecuente que el afectado pueda reclamar una indemnización a la compañía aseguradora del riesgo en cuestión.

En estos casos la valoración del daño corporal correrá a cargo del perito médico especialista en valoración de daños corporales de la propia compañía aseguradora. Ahora bien, si el afectado no queda conforme con la valoración hecha por este especialista, está en su derecho de pedir una segunda opinión y recabar un informe pericial por su cuenta.

Si tras ese segundo informe no hay acuerdo entre aseguradora y asegurado pueden plantearse escoger a un tercer perito que haga de mediador, aunque también queda la opción de acudir directamente a la vía judicial para determinar cuál es la correcta valoración daño corporal para el caso concreto.

En cualquier caso, lo que se busca es que el afectado pueda recibir una indemnización que pueda compensar de alguna manera el daño que ha sufrido.

Derechos del damnificado por accidente de tráfico y/o laboral

A consecuencia de un accidente de tráfico, siendo peatón o conductor de cualquier medio de transporte, podremos reclamar y finalmente recibir una indemnización tanto por el acto en sí como por las consecuencias en lesiones y daños que se nos haya causado.

En el caso de un accidente laboral, la Ley General de la Seguridad Social prevé un régimen de indemnización mixto, por parte de la Seguridad Social y la responsabilidad civil de la empresa si hubiera incurrido en una negligencia o se demostrara su culpabilidad.

Las lesiones permanentes o temporales, las incapacidades, secuelas físicas o funcionales, el lucro cesante y finalmente el fallecimiento, son los daños provistos de ser indemnizados, así como los daños materiales y los gastos de asistencia médica y hospitalaria.

A través de un perito judicial médico, se realizará un juicio de carácter objetivo e imparcial donde se evalúen las lesiones y las consecuencias derivadas en el usuario con el que finalmente, poder optar a una indemnización o la solicitud de un grado de discapacidad o minusvalía. En el caso de un accidente laboral, es de vital importancia esta tarea para fijar todo tipo de indemnizaciones e incapacidades y la depuración de responsabilidades.

Existen diferentes perfiles de profesionales que están involucrados en este proceso, como los peritos médicos forenses, peritos médicos judiciales, peritos médicos de accidentes de tráfico, peritos médicos de accidentes laborales y peritos médicos especializados en valoración de incapacidad.

Le recomendamos que rellene el formulario de contacto, un Consultor Pericial le llamará personalmente para facilitarle la información que precise y resolver sus dudas sin ningún tipo de compromiso:

Form Peritos
Enviando
valoración daño corporal
Back To Top