skip to Main Content
Customer Support phone (+34) 902 00 96 10

Por definición, el perito judicial inmobiliario muy sucintamente representa aquellos profesionales que intervienen en mitad de un proceso legal en el que hay un inmueble involucrado.

El perito judicial inmobiliario: funciones y límites

Su labor es analizar, valorar e investigar todo lo relativo a los edificios, su estado físico y los siniestros o incidentes que han sufrido. Para ello pone en práctica conocimientos altamente especializados que, en última instancia, reúne toda la información necesaria para que un juez tome decisiones.

No obstante, al contratar a un perito judicial inmobiliario con fines judiciales hay que tener muy en cuenta que de ningún modo la opinión de un perito vincula a un juez. Aunque normalmente son muy tenidas en cuenta, más incluso que aquellas emitidas por administraciones públicas, las consideraciones periciales no aseguran la victoria.

Casos más comunes del perito inmobiliario

Y es que no son pocos los juicios para cuya resolución es menester un dictamen emitido por un perito judicial inmobiliario. Bastante conocidos son aquellos casos en los que un acreedor encarga a uno de estos profesionales la valoración de los activos inmobiliarios de la parte deudora, con el fin de conocer de primera mano la mayor o menor conveniencia económica de llevar el litigio a los tribunales.

En este sentido, cabe señalar otra de las funciones habituales del perito judicial inmobiliario: el asesoramiento en procesos de compraventa, donde su papel no es baladí. Invertir en un peritaje con carácter previo a la transacción en ocasiones evita problemas de gran envergadura, en su mayoría relacionados con detalles o cuestiones técnicas que escapan al ojo del cliente o del vendedor, pero no a la experta retina del perito.

Este también puede ser un gran aliado en el contexto de un divorcio. La pareja se divide y con ella, usualmente, los bienes compartidos por ambos. La palabra tasación cobra de repente un protagonismo palmario y con ella, la presencia de un perito que haga conocer a ambas partes el valor de los inmuebles cuya propiedad comparten, aumentando así su confianza en el proceso.

¿Cómo contratar un perito judicial inmobiliario?

Realizar este trámite pasa por una necesaria comprobación de las credenciales del profesional que nos permita conocer su experiencia y fama. Es decir, exigir la acreditación de perito debe ser la principal prioridad a la hora de pensar en contratar uno. Una vez nos hayamos cerciorado de ello, conviene hablar sobre sus experiencias previas con casos similares al que en ese momento precisa sus servicios.

Gracias a Gp-Grup podrá consultar con un perito judicial inmobiliario de confianza, así que no dude en contactar con nosotros.

Le recomendamos que rellene el formulario de contacto, un Consultor Pericial Arquitecto le llamará personalmente para facilitarle la información que precise y resolver sus dudas sin ningún tipo de compromiso:

Form Peritos
Enviando
perito judicial inmobiliario
Back To Top