skip to Main Content
Customer Support phone (+34) 902 00 96 10

Los problemas del pladur suelen terminar afectando, seriamente, a cualquier construcción. A continuación, exponemos los más frecuentes y la solución más eficaz para concretar su alcance

Problemas del pladur más habituales

Son diversos y, en no pocas ocasiones, es habitual encontrarnos con varios en la misma construcción.

  • La resistencia. De usarse paredes de este material, lo habitual es que no soporten demasiado peso. Estanterías, termos o calentadores de gas pueden provocar que la placa se resquebraje en un tiempo relativamente corto.
  • La sensibilidad a la humedad. Resulta habitual colocar pladur en cocinas y cuartos de baño a pesar de ser ambientes poco adecuados para ello. Es fácil deducir que el cartón y el yeso tienden a perder consistencia con la exposición continuada al vapor.
  • Un acabado más irregular. Es importante tener en cuenta que desde el punto de vista estético no permite la inclusión de detalles específicos o de una superficie totalmente lisa.
  • Menos espacio. Para que el pladur a instalar tenga la consistencia necesaria es fundamental unir varios paneles. Dependiendo de la estancia donde se coloque, podría reducir sus dimensiones demasiado.

Si experimentamos semejantes circunstancias en una casa, hay dos opciones: o intentar arreglarlas (arriesgándose a que vuelvan a aparecer) o contratar a un perito experto que se encargue de realizar un análisis de construcción.

perito pladur

¿Cuál es el papel del perito?

El principal es detectar cuáles son los daños en el inmueble y concretar si los mismos han sido producidos por una negligencia en el uso del pladur. Tras terminar su trabajo, redactará un informe pericial que puede presentarse ante la empresa constructora o la aseguradora como prueba de la existencia de una alteración en la densidad del pladur y de los posibles daños que podría ocasionar.

Tras remitirle o presentarle el documento a la parte interesada, solo hay que esperar la resolución correspondiente. En todo caso, siempre es más adecuado que contemos con un certificado emitido por un profesional y no llamar a alguien que realice una reparación, lo que supone un gasto que podríamos evitar de ser culpable la empresa que instaló el pladur en su momento.

Se trata, en definitiva, de no pensar que se trata de una reparación sencilla. La revisión externa del pladur no implica el repaso al tipo de muro en el que está instalado o la posibilidad de valorar daños mayores en la estructura de la propiedad.

Contratar a un perito es siempre sinónimo de garantía de seguridad. Su informe pericial certificará la causa de los problemas del pladur a analizar y permitirá al propietario presentar las reclamaciones o interponer las demandas oportunas a los responsables de la incidencia. Todo sea por evitar reparaciones que pudieran ocultar la responsabilidad de los verdaderos autores del problema.

Si se encuentra en una de estas situaciones, no dude en contactar con peritos profesionales.

Le recomendamos que rellene el formulario de contacto, un Consultor Pericial Arquitecto le llamará personalmente para facilitarle la información que precise y resolver sus dudas sin ningún tipo de compromiso:

Form Peritos
Enviando
Back To Top