skip to Main Content
Teléfono de atención al cliente (+34) 902 00 96 10
1 Estrellas2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, media: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Gestionar una empresa es una labor muy compleja y dentro de esa labor hay una que es especialmente importante, la de llevar la contabilidad. Conceptos como el balance general de una empresa o el concepto de estado de situación financiera son imprescindibles a la hora de ver si un negocio es viable o no.

Estado de situación financiera definición

Balance general o estado de situación financiera con frecuencia se usan de forma indiferente, pero lo cierto es que no son exactamente lo mismo. Por eso vamos a ver estado de situación financiera concepto de forma más detallada.

Los estados financieros son las cuentas anuales que permiten a una empresa dar a conocer su situación económica y financiera durante un determinado período.

El estado de situación financiera de una empresa es de gran utilidad tanto para sus inversores como para sus acreedores, puesto que permite conocer de forma fidedigna si está atravesando por un buen momento o por uno malo.

El concepto de estado financiero es por tanto muy importante dentro del ámbito de los negocios.

Ahora que ya sabemos para qué sirven los estados financieros podemos seguir avanzando en la materia señalando que dentro de ellos se incluyen el estado de resultados, la hoja de balance o balance general (más adelante veremos que es un balance), el estado de flujos de efectivo y los cambios operados en el patrimonio neto o capital contable.

Todos estos documentos e informaciones son de utilidad para conocer la situación financiera de una empresa.

Que es un balance general

Ya hemos visto que dentro de los estados financieros hay una balanza general de contabilidad. Ahora vamos a ver el significado de balance y los objetivos del balance general.

Concepto balance general hace referencia al estado financiero de la empresa en un momento concreto, para ello contiene información sobre los activos que tiene la empresa y sus deudas o pasivos. El resultado de restar los pasivos a los activos indica el patrimonio neto de la empresa, dando lugar a la cuenta de balance.

La importancia del balance general radica en que muestra de forma rápida y eficaz el estado económico de la empresa. Pero para poder entenderlo bien hay que saber cómo interpretar un balance general.

Un balance general completo contiene datos sobre:

  • Activos corrientes: elementos que se pueden convertir rápidamente en dinero en efectivo.
  • Activos fijos: inmuebles y bienes muebles que son esenciales para que la empresa pueda llevar a cabo su actividad.
  • Otros activos: aquellos que no pueden considerarse ni corrientes ni fijos.
  • Pasivos a largo plazo: las deudas que la empresa debe abonar en un plazo superior a un año.
  • Pasivos corrientes: las deudas que se deben pagar a corto o medio plazo.
  • Otros pasivos: los que no encajan en ninguna de las dos clasificaciones anteriores.

Para que toda la información sea más accesible lo normal es que el documento de balance muestre diferentes columnas con los elementos agrupados en función de si se trata de activos o de pasivos.

El resultado final es el patrimonio neto, obtenido al calcular la diferencia entre lo que la empresa tiene y lo que debe. Así que otra manera de definir que son las cuentas de balance es señalar que es el documento que indica la diferencia entre los ingresos y gastos de la empresa.

Para qué sirve la información financiera

Ya hemos visto que es un balance en contabilidad y para qué sirve el balance general, pero merece la pena profundizar en el uso práctico que se le puede dar a la información extraída de este documento.

A nivel interno el objetivo del balance general tiene un espectro muy amplio, pero su finalidad principal es que el empresario tenga un conocimiento directo de los recursos que tiene a su disposición. En función del estado económico de la compañía se podrán tomar decisiones estratégicas como ampliar o reducir la plantilla, invertir en nueva maquinaria, empezar el proceso de internacionalización, etc.

Se trata de información vital sobre el negocio, relacionada directamente con la disponibilidad del dinero y el estado de las deudas. Es decir, que cuando se analiza para que sirve un balance general hay que tener en cuenta que se trata de un instrumento imprescindible para la toma de decisiones estratégicas en la empresa.

Pero lo cierto es que el balance general también resulta útil fuera de la empresa. Aporta información que puede ser de gran utilidad para todos aquellos que están pensando en invertir en la compañía o hacer negocios con ella.

Por ejemplo, un banco puede analizar el balance general inicial de una empresa para ver su nivel de solvencia, las deudas que tiene pendientes y en base a esa información decidir si concede o no un préstamo.

Para los proveedores esta información también es importante. Una empresa que está teniendo problemas de solvencia y arrastra importantes deudas no es precisamente el cliente que un proveedor desea tener, por lo que puede plantearse si quiere o no trabajar con esa compañía.

Como hemos visto, la información financiera es esencial a muchos niveles, precisamente por ello lo común en la mayoría de los países es que la legislación obligue a las empresas a dejar constancia pública de su situación financiera. En España las empresas deben presentar sus cuentas de forma anual en el Registro Mercantil correspondiente al lugar en el que tengan su sede.

La información que consta en el Registro es pública y a ella pueden acceder todas aquellas persona físicas o jurídicas que tengan interés en conocer los resultados financieros de una empresa.

El objetivo de esta obligación es que se cumpla con el principio de transparencia y que todos los que operan en el mercado se puedan hacer una idea real del patrimonio y la situación que atraviesa cada empresa en un momento determinado.

En la práctica la mayor parte de las empresas presentan sus cuentas a finales del mes de julio, agotando al máximo el plazo dado por la legislación vigente. Junto a las cuentas anuales de debe presentar el Impuesto de Sociedades para cumplir con todas las obligaciones financieras.

Le recomendamos que rellene el formulario de contacto, un Consultor Pericial le llamará personalmente para facilitarle la información que precise y resolver sus dudas sin ningún tipo de compromiso:

Form Peritos
Enviando
balance de empresa
Back To Top